jueves, 25 de febrero de 2016

Notas sobre "Milonga que peina canas"


  Milonga compuesta en 1942 por el cantor Alberto Gómez que él mismo estrenó y que luego fue también interpretada por Raúl Berón y Roberto Goyeneche, entre otros. 


 Allá en el tiempo del jopo (1)
peinao al agua florida (2)
cuando era linda la vida 
y era mi escuela un stud (3)
nació mi amor por los pingos (4)
con Stiletto (5) y Surplice (6)
y ese amor echó raíces 
al llegar mi juventud. 

 Las chaquetillas (7) famosas 
dejaron en mis oídos 
frufrú (8) de tiempos queridos 
que ya no pueden volver; 
y hoy que tengo la cabeza 
cubierta por tanta nieve, 
con los hijos de Congreve (9)
vuelvo a rejuvenecer. 

Milonga que peina canas 
y llora por San Martín (10)
Amianto (11), Niobe (12), Porteño (13)
Cordón Rouge (14) y Pipermint (15)
Milonga que peina canas 
y ablanda mi corazón 
como Old Man (16) y Botafogo (17)
Rico (18), Lombardo (19) y Macón (20)

Yo vivo con los recuerdos 
de Floreal (21) y Melgarejo (22)
Mouchette (23), Omega (24), Bermejo (25)
Mineral (26), Cocles (27) o Ix (28)
y cuando llegue la hora 
de dar el último abrazo, 
me iré pensando en Payaso (29)
para morirme feliz. 

 Milonga que peina canas 
y está llorando de pena 
porque Argentino Gigena (30)
se fue sin decirle adiós; 
nosotros también, milonga, 
pensando en tiempos remotos, 
con muchos boletos rotos, 
tendremos que ver si hay Dios. 

---------------

(1) Expresión popular para indicar una época remota, equivalente a "el tiempo de Ñaupa".
(2) El agua florida (o agua de La Florida) era una esencia hecha por lo general a base de ámbar, almizcle y benjui usada para perfumar y refrescar. Algunos también creían que podía tener propiedades curativas o atraer la buena suerte.
(3) Caballeriza donde se guardan y crían los caballos de carrera.
(4) Caballos de carrera.
(5) Uno de los primeros grandes padrillos del haras La Quinoa, de Santiago Luro, lugar que más tarde se conocería con el nombre Ojo de Agua. Fue ganador del Gran Premio Nacional de 1886 y el primero en conquistar el Gran Premio Internacional de 1887, que luego pasaría a llamarse “Gran Premio Carlos Pellegrini”.
(6) Caballo ganador del Premio Nacional de 1885, hijo de Phoenix y Priestess.
(7) Casacas utilizadas por los jockeys de distinto diseño y color correspondientes a la caballeriza a la que pertenece el caballo que montan. Cuando la caballeriza no presenta una chaquetilla propia, el jockey lucirá una "chaquetilla oficial" de acuerdo con el mandil asignado para la carrera.
(8) Onomatopeya que refiere al sonido que produce el roce de la seda de las chaquetillas, en este caso. Proviene del francés frou-frou.
(9) Caballo hijo de Copyright y Per Noi, fundador de una importante familia de ganadores. Ganó el premio Carlos Pellegrini de 1928. En 1929 ganó los clásicos Gral. Belgrano, Pueyrredón, Chacabuco, V. L. Casares, y Municipal en Maroñas. Finalmente en 1930, volvió a ganar el Vicente L. Casares.
(10) Ganador de los premiso Jockey Club y Nacional de 1890, hijo de Phoenix y Falka.
(11) Alazán perteneciente a don Carlos Pellegrin que debutó en 1891 y ganó las seis carreras que corrió, entre ellas, el Jockey Club y el Nacional de ese año. Fue padre del triple coronado Melgarejo.
(12) Ganador del premio Nacional de 1892, hijo de Whipper In y Mnemosyne.
(13) Memorable caballo de la última década del siglo XIX, ganador de numerosos clásicos, incluidos el Nacional de 1895 y el Internacional de 1896, imponiéndose en ambos “duelos” al uruguayo Imperio.
(14) Se impuso en el Jockey Club y el Nacional de 1900. Era hijo de Gay Hermit y Framework.
(15) Tordillo del que se decía que “sacó de pobre a mas de uno” y cuya sola presencia llenaba las tribunas del hipódromo. Fue comprado por un magnate sudafricano que lo llevo a Ciudad del Cabo, donde no tuvo mucho éxito. De vuelta en Argentina, tuvo fecunda tarea en el haras, destacándose, entre otros, su nieto Payaso. Dio nombre a un tango de Ernesto Pnzio y Jesús Fernández Blanco.
(16) Hijo de Orbit y Moissoneuse perteneciente a la Petite Ecurie. Cuidado por Lauro de los Santos y montado por Hernán Estévez, fue uno de los grandes ídilos de Palermo, ganador de la cuádruple corona aparte de otras 18 carreras. Sus entusiastas seguidores lo apodaban El Grande.
(17) Alazán hijo del anterior y de la yegua inglesa Korea. Fue ganador de la cuádruple corona de 1917.
(18) Ganador del cuádruple corona de 1922 y otros siete clásicos. Estaba a cargo del cuidador Naciano Moreno.
(19) Excelente caballo que estuvo a cargo del cuidador uruguayo Francisco Maschio. Fue Ganador del Jockey Club, el Nacional y el Pellegrini de 1924. Fue montado por Leguisamo y también por el popular Máximo Acosta.
(20) Doble ganador del Carlos Pellegrini en 1926 y 1927, hijo de Sandal y Bourgogne.
(21) Ganador del Nacional de 1905 y varios clásicos en 1906, hijo de Kendal y La Rachel.
(22) Hijo de Amianto, fue triplemente coronado y ganó varios clásicos en 1906 frente al anterior. Fue uno de los caballos que más dinero ganó en 1909.
(23) Ganador del premio Internacional en dos ocasiones seguidas (1911 y 1912) y tres veces el Gran Premio de Honor, y el Premio Gral. Pueyrredón de 1912. 
(24) Ganador del Nacional de 1918, hijo de Your Magesty y la yegua Alfa.
(25) Ganador del Nacional de 1927. Era hijo de Remanso y Mamita.
(26) Hijo de Leteo y Moderna, apareción en las pistas por 1931. Según las crónicas era un colorado de pelo brillante, que reverberaba y se tornasolaba en la pista, y, además, malacara de un lado y pampa del otro. Medio petizón pero de notable hermosura. Fue ganador de la cuádruple corona y de otros clásicos en forma aplastante.
(27) Hijo de Copyright y Ecilia Metella, fue ganador de la polla de 1929 y del Gran Premio Internacional en 1930. Fue apodado "el bull-dog" porque no “largaba” cuando se prendía en una lucha. Ganó el Gran Premio Internacional José Pedro Ramírez de 1931 en Maroñas, con la monta de Irineo Leguisamo.
(28) Fue uno de los primeros hijos de Congeve y su madre fue la yegua Betha. Se impuso en los premios Jockey Club, Nacional y Pellegrini de 1935.
(29) Nieto de Pippermint, se destaca en 1932 ganando el Jockey Club, el Nacional y el Carlos Pellegrini y también los clásicos Chevallier y Rivadavia. Estaba al cuidado de Francisco Maschio y llevaba la monta de Irineo Leguisamo. Algunos cantores posteriores al llegar a este punto en lugar de Payaso mencionan a Yatasto, quien fuera uno de los más exitosos nietos de Congreve, hijo de Selim Hassan y Yucca, de gran performance en los años '50.
(30) Promisorio jockey muerto en una rodada en la pista de Palermo en 1911.

 -------
Fuentes:
http://www.elportaldeltango.com/especial/Turf-Tango.htm
http://www.pedigreequery.com
 

lunes, 7 de septiembre de 2015

Traducciones #10 - En un feca


EN UN FECA
Tango 1924
Música: Autor anónimo
Letra: Autor anónimo


Texto original:

En un feca de atorrantes, 
rodeado de escabiadores, 
un malevo sus amores 
rememora sollozante. 
En tanto, los musicantes 
pul... 
pulsando sus instrumentos 
lle... 
llenan de tristes acentos 
el feca tan concurrido 
donde chorros aguerridos 
tristes sue... 
tristes sueñan con el vento. 

Con tu pinta tan diquera 
me hici... 
me hiciste tanto 'aspamento', 
me laburaste de cuento, 
como a un otario cualquiera. 
Y de la misma manera 
me hici... 
me hiciste tirar la daga 
y pa' colmo de mi plaga 
yo punguié por tu cariño, 
me engrupiste como a un niño 
pero esa deu... 
pero esa deuda se paga. 

Como tu fin ya está escrito, 
fácil es de imaginar, 
muy pronto irás a parar 
a manos de un compadrito. 
Y cuando ya esté marchito 
ese... 
ese cuerpo compadrón 
algún... 
algún oscuro chabón 
será el llamao a cargarte, 
nadie quiere el estandarte 
si es lunga... 
si es lunga la procesión.


Traducción:

En un café de personas inescrupulosas y poco afectas al trabajo
Rodeado de bebedores crónicos
un individuo pendenciero y de dudosos antecedentes
rememora sus relaciones amorosas entre sollozos de tristeza.
En tanto, los músicos
tañendo sus instrumentos
llenan de una melancólica tristeza
el café tan concurrido,
mientras ladrones aguerridos 
fantasean afligidos con le dinero.

Con tu apariencia tan opulenta 
me alardeaste de tal manera,
me manipulaste mediante fábulas
como a un imbécil más del montón.
Y de la misma manera
me indujiste a participar en un enfrentamiento con arma blanca
y para colmo de mi desgracia
yo delinquí por tu cariño.
Me engañaste como a un niño,
pero esa deuda se paga.

Como tu fin ya está determinado
es fácil de imaginar
que en el corto plazo irás a caer
en manos de un individuo engreído, vanidoso y vil.
Y cuando ese cuerpo gallardo
ya esté mustio por los años
algún insignificante tonto
será el destinado a mantenerte.
Nadie quiere sostener el estandarte 
si la procesión es extremadamente larga.








lunes, 3 de agosto de 2015

De zombis, vampiros y otras clases de muertos vivientes




   La figura del muerto vivo (undead en inglés) ha sido un motivo recurrente en el folclore de varias culturas a lo largo de la historia, con algunas variantes en cada caso pero respetando la premisa básica de ser ni más ni menos que un cadáver viviente ansioso por transmitir esta condición a sus semejantes. 
   
  Ya los sumerios temían a los utukku, a quienes creían responsables de las enfermedades y las pestes que los asolaban. En la mitología acadia se los conocía como utukki, eran hermanos de los Anunnaki al servicio del inframundo, y ya mostraban cierta predilección por la sangre y los órganos de animales.
   
Utukku sumerio
  En la antigua china rondaban los Jiang Shi, criaturas de piel verdosa y largo y blanco cabello, quienes se creía que habían sido personas muertas violentamente, o de manera no natural. Eran completamente ciegos y de extremidades rígidas, de manera que sólo podían avanzar dando pequeños saltos y con los brazos extendidos, yendo detrás de las personas a quienes percibían por su respiración. Parece que recién tardíamente y por influencia occidental se aficionaron al consumo de sangre.

  La tradición árabe habla de los ghilan (plural de "gul"), demonios necrófagos que habitaban en lugares inhóspitos o deshabitados y frecuentaban los cementerios en busca de cadáveres para alimentarse. Se los menciona por primera vez en Las mil y una noches
   
  En la mitología india los vetala eran espíritus malignos capaces de tomar posesión de los cadáveres a través de los cuales atormentan a los vivos causando locura, enfermedades e incluso la muerte. Como seres no-muertos eran capaces de conocer el pasado, el presente y el futuro, por lo cual eran insistentemente requeridos por hechiceros y nigromantes con el objeto de aprovechar sus poderes. 
Jiang Shi chino
   
  Los griegos se codeaban con los Vrykolakas, que eran personas cuya alma, por las circunstancias de su muerte, se demoraba o estaba imposibilitada de abandonar el cuerpo, estableciendo una situación entre la vida y la muerte en la cual el individuo redivivo pretendía continuar su vida cotidiana con su familia y comunidad aunque con resultados, por lo general, funestos. A diferencia de otros no-muertos, los vrykolakas no sentían especial inclinación por la sangre ni atacaban físicamente a los humanos, sino que, dueños de una técnica más refinada, preferían el daño emocional o psíquico.
   
  En la Europa medieval, mucho antes de Dicaprio, se extendió la creencia en los Revenant (renacido), cuerpos animados que se creía volvían de la tumba para aterrorizar a los vivos o directamente determinados a cobrarse alguna venganza. Muchos aseguran que gustaban de beber sangre a discreción.
   
  Los revenant pasaron luego a la mitología nórdica con el nombre de draugr. Los draugr poseían fuerza sobrehumana, eran capaces de cambiar de tamaño a voluntad y de convertirse en distintos animales, prefiriendo las focas, los caballos y los gatos. También podían controlar el clima y otear el futuro. Recurrían a distintos métodos para atacar a sus víctimas, como por ejemplo el aplastamiento, el consumo de su sangre o su carne o volviéndolos locos. Se dice que tenían una piel azulada y que sus cuerpos iban mostrando paulatinamente la corrupción de la muerte. Guardan algunas similitudes con los White Walkers, de la saga Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin.
    
Vrykolaka griego
  Y así vamos llegando al clásico y mundialmente conocido vampiro de origen eslavo. El vampiro en su forma más habitual es un sujeto que, tras un breve tránsito por la muerte, se convierte en un cadáver viviente que se alimenta de la sangre o esencia vital de otros seres vivos para mantenerse activo. Gozan (o adolecen) de una serie de características distintivas, a saber: no se reflejan en los espejos ni proyectan sombra; sienten repulsión a los símbolos cristianos y también al ajo; la luz del sol los daña terriblemente; son capaces de metamorfosearse en un murciélago u otros animales a voluntadson extremadamente fuertes pero se debilitan junto a las corrientes de agua; etc. El mito del vampiro se ha extendido ampliamente gracias a la literatura primero (principalmente con la novela Drácula, de Bram Stoker) y luego al cine, los cómics y los videojuegos. Esta fama la disputan cabeza a cabeza con el siguiente grupo de criaturas.
   
  Los zombis tienen su origen en el culto vudú haitiano. Según la tradición, un hounganbokor o hechicero vudú era capaz de resucitar a un muerto para utilizarlo luego como esclavo. Los zombis serían así cadáveres animados sujetos a la voluntad de un tercero. Contrariamente a esto, la cultura de masas convirtió luego al zombi en una criatura más bien difícil de dominar, que se afana por morder a cuantas personas pueda con la intención de convertirlas a su vez en zombi, dando como resultado un crecimiento exponencial de su "comunidad". Durante el siglo XX y lo que va del XXI los zombis han tenido también una presencia importantísima en el cine, la televisión, los cómics, los videojuegos y la literatura juvenil.


Etiología y contagio

   A diferencia de lo que popularmente se cree, existe más de una manera de convertirse en muerto vivo. Como ya vimos en el caso de los zombis, un hechicero vudú puede, mediante cierto modus operandi, animar a un cadáver a voluntad. 
  
Vampiro tradicional
  En algunos casos, como los draugr, los vrykolakas y algunos vampiros búlgaros y rumanos, un ritual funerario defectuoso puede hacer que el cadáver vuelva de entre los muertos, reclamando, tal vez, un poco más de rigor. Por ejemplo, enterrar a un nórdico en una posición que no sea completamente horizontal es muy mala idea. 
  
  Una predisposición desde el nacimiento puede ser para los rumanos la causa de que alguien se convierta en strigoi después de su muerte. Ser el séptimo hijo varón, tener marcas especiales de nacimiento o nacer en Sábado Santo pueden ser motivo suficiente.
  
  Para muchos, el comportamiento de la persona durante su vida también podía ser determinante. Ser codicioso y desagradable entre los nórdicos puede hacer que alguien vuelva como aptrgangr. Los criminales tienen muchas posibilidades de convertirse en vampiros en la antigua China, y los suicidas, entre los antiguos germanos, es sabido que regresan como nachzehrers
  
  También las circunstancias de la muerte, o si el muerto considera que dejó algunos asuntos pendientes, es algo a tener en cuenta antes de dar por finado a alguien. Tanto los Jiang Shi como los vrykolakas y los Al-ghul pueden reanimarse si es que han muerto de forma violenta o si buscan alguna venganza entre los vivos. 
  
Aptrgangr nórdico
  Finalmente, la forma más frecuente y difundida de convertirse en muerto vivo es por mordedura de otro muerto vivo. Así pasa con el soucouyant caribeño, con el clásico vampiro europeo y con el zombi mediático contemporáneo. La diferencia, tal vez, entre estos dos últimos es que, mientras el zombi muestra una ansiedad descontrolada por morder a cuanta persona se ponga a su alcance, el vampiro ejerce una conducta mucho más civilizada, recurriendo más a la seducción de su víctima antes que al ataque violento. De echo, es sabido que un vampiro no puede ingresar a los aposentos de alguien hasta no ser formalmente invitado. Todo esto hace que la propagación del vampirismo sea mucho más controlada y lenta que la del zombismo, que tiene un crecimiento exponencial particularmente virulento de tipo pandémico (pudiendo llegar incluso al temido apocalipsis zombi), mientras que el vampirismo puede ser considerado un mal endémico. 


Remisión y combate del mal

   Antes de crear falseas expectativas, debemos decir que la remisión y/o cura de la condición de muerto vivo es prácticamente imposible. Sólo en algunas experiencias recientes en el cine y la televisión se han dado casos en los cuales, mediante métodos mágicos o científicos, se ha podido revertir el mal. Por el contrario, la mayoría de las veces lo único que se puede hacer, y esto con mucha suerte, es eliminar al sujeto o hacerlo regresar a su sepulcro para evitar que siga contagiando a otras personas. Para esto existen, como es de imaginar, los más diversos métodos. 
  
  Para los nórdicos lo mejor es enterrar el cadáver con una tijera de hierro sobre el pecho como conjuro para evitar que se levante; o también clavarle pequeñas agujas en las plantas de los pies y/o atarle los dedos gordos para dificultarle el caminar. Otro método muy efectivo es enterrar el cuerpo boca abajo, de manera que cuando pretenda cavar para salir a la superficie lo único que haga sea enterrarse aún más. Repetir en forma correcta un ritual funerario que se a desarrollado negligentemente la primera vez puede ser suficiente para conjurar el mal y sosegar al muerto.
Soucouyant caribeño
  
  La forma oficial de eliminar definitivamente a un nachzehrer es introduciendo una moneda en su boca y luego cortándole la cabeza. Una forma muy curiosa de eliminar a un soucouyant es dispersando granos de arroz o algún otro cereal por las calles o lugares que frecuenta. Al encontrarse con ellos el soucouyant, víctima de un trastorno obsesivo-compulsivo realmente alarmante, se verá obligado a agacharse y ponerse a contar los granos uno por uno. De esta forma lo sorprenderá la madrugada, momento en el cual será posible eliminarlo. 
  
  Como es sabido, el ajo, los crucifijos e incluso una rama de rosal silvestre son útiles para amedrentar a un vampiro, pero de ninguna manera para eliminarlo. Para esto será necesario sorprenderlo durante su sueño diurno y clavarle una estaca de madera o hierro en pleno corazón. Otros métodos contra los vampiros, que sirven incluso contra los vrykolakas, son la decapitación, la cremación y la extracción y posterior incineración de su músculo cardíaco. 
  
Zombi
  Por desgracia, el procedimiento es mucho menos riguroso a la hora de combatir a un zombi y básicamente podemos decir que hay que arreglárselas como uno mejor pueda. Algunos zombis son sensibles a los daños en su sistema nervioso central. Así, un disparo o hachazo a la cabeza o la simple decapitación puede ponerlos fuera de combate (suelen ser inmunes a los daños en el resto del cuerpo). Otros son especialmente resistentes y, aún cortados en partes, siguen activos y amenazantes. En última instancia, lo más seguro y definitivo es la cremación del zombi. Sin embargo, hay que tener especial cuidado con este procedimiento ya que se han registrado casos en los cuales las cenizas diseminadas mediante la cremación, al ser irresponsablemente esparcidas sobre otras tumbas, ha hecho levantarse de las mismas a sus redivivos ocupantes. 


  Hay muchos otros nombres por los cuales puede identificarse a un muerto vivo en las distintas culturas que por un motivo de espacio no han sido incluidos en este artículo, pero sepan que desde hace milenios el mundo está lleno de dybbukswiedergängers, gjengangersbrucolacos, kuei-jin, larvae, guaxas, meigas, dipstympanios, liches, wightsaswangs, edimmus, hupias, jenglotskukudhis, pontianaks, mullos, muronis, obayifos, asanbosams, adzes, pelesits, penanggalans, suangis, talamaurs, thayéstlahuelpuchis, upiers, vjescis, njetops, wakwaks, wurdulacs, y un temible etc.



                  
                        Michael Jackson, Thriller
Bela Lugosi, Drácula


martes, 20 de agosto de 2013

Traducciones #9 - Compadrón


COMPADRÓN
Tango 1927 
Música: Luis Visca  
Letra: Enrique Cadícamo  


Texto original:

Compadrito a la violeta,
si te viera Juan Malevo
qué calor te haría pasar.
No tenés siquiera un cacho
de ese barro chapaleado
por los mozos del lugar.
El escudo de los guapos
no te cuenta entre sus suyos
por razones de valer.
Tus ribetes de compadre
te engrupieron, no lo dudes.
¡Ya sabrás por qué!

Compadrón
prontuariado de vivillo
entre los amigotes que te siguen,
sos pa' mí, aunque te duela,
compadre sin escuela, retazo de bacán.
Compadrón,
cuando quedes viejo y solo (¡Colo!)
y remanyes tu retrato (¡Gato!),
notarás que nada has hecho...
Tu berretín deshecho
verás desmoronar.

En la timba de la vida
sos un punto sin arrastre
sobre el naipe salidor,
y en la cancha de este mundo
sos un débil pa'l biabazo,
el chamuyo y el amor.
Aunque busques en tu verba
pintorescos contraflores
pa' munirte de cachet,
yo me digo a la sordina
¡Dios te ayude, compadrito
de papel maché! 



Traducción:

El compadrito,
Enrique Larrañaga
Valentón de naturaleza falsa y fingida
si te viera Juan Malevo
que vergüenza te haría pasar.
No tenés ni siquiera un fragmento
de esa experiencia cultivada
por lo muchachos del lugar.
El género de los corajudos 
no te reconoce entre los suyos
por no considerarte valioso.
Tus vagos atisbos de valiente
te engañaron, no lo dudes,
¡Ya sabrás por qué!

Pendenciero,
catalogado de pícaro
entre los compañeros de juerga que te escoltan.
Sos para mi, aunque te aflija,
provocador sin formación
resto inservible de persona ditinguida.
Pendenciero,
Cuando llegues a estar anciano y solitario (¡Demente!)
y observes minuciosamente tu imagen (¡Infeliz!)
Notarás que nada has hecho...
Tus vehementes deseos deshechos
verás desplomarse.

En el juego de la vida
sos un sujeto sin ascendiente
para las buenas oportunidades.
Y en el campo de juego de este mundo
sos un débil para el empleo de la violencia,
la oratoria y el amor.
Aunque busques en tu vocabulario
pintorescos recursos dialécticos
para dotarte de distinción y refinamiento,
yo me digo por lo bajo
¡Dios te ayude pendenciero 
de falsa condición!

lunes, 5 de agosto de 2013

Las kenningar en la cultura polular




  Los antiguos nórdicos, los heroicos islandeses, los impetuosos vikingos que asolaron las costas europeas durante la edad media, dejada de lado la espada y puestos a poetizar, echaban mano a unas figuras retóricas conocidas como kenningar (singuar kenning) que consistían en una estructura compuesta usada para reemplazar un sustantivo determinado por semejanza o analogía. Así, por ejemplo, el cielo era llamado "camino de la luna"; el corazón, "manzana del pecho"; la lengua, "espada de la boca"; el mar, "campo del viking"; la lanza, "dragón de los cadáveres"(1). Hay que decir que poco había de creativo en estas metáforas, sino que se trataba de fórmulas convencionales que se aplicaban de manera automática (similares en este sentido a los epítetos homéricos) y que facilitaban, por esta razón, el trabajo de los escaldos en sus creaciones poéticas
  

  Dentro de las kenningar se pueden distinguir distintos grados dependiendo de si uno de los sustantivos que la componen es reemplazado a su vez por otro kenning. De esta manera, las mencionadas anteriormente serían de primer grado. Algunas de segundo grado podrían ser: el agua de la vara de las heridas: la sangre; el hartador de las gaviotas del odio: el guerrero; el trigo de los cisnes de cuerpo rojo: los cadáveres. Una laboriosa kenning de tercer grado es por ejemplo: los aborrecedores de la nieve del puesto del halcón ("el puesto del halcón" es la mano, "la nieve de la mano" es la plata, "los aborrecedores de la plata, los que la alejan de sí, los reyes dadivosos.



  En tiempos más recientes, las kenningar han tenido algunas apariciones dentro de la cultura popular. Así pasa por ejemplo con el nombre de la célebre saga de J.J.R. Tolkien que recoge una kenning utilizada ya en el Beowulf (poema épico anglosajón anónimo del siglo VIII) donde se menciona al rey como "el señor de los anillos".


Por otro lado, en la también famosa saga de George R. R. Martin, varios de sus títulos provienen de conocidas kenningar: "tormenta de espadas" y "festín de cuervos" es como los escaldos llamaban a la batalla. Ya en la legendaria Saga de Grettir (saga islandesa de los siglos XIII y XIV) se puede leer:

El héroe mató al hijo de Mak;
hubo tempestad de espadas y alimento de cuervos.

Odín, padre de los dioses.

   Por último, en la novela Cartas marcadas de Alejandro Dolina hay un personaje llamado La Máscara que aborda a los transeúntes para obligarlos a desnudarse y que se expresa mediante kenningar. Cuando encuentra como víctima al poeta Jorge Allen, tiene lugar el siguiente diálogo:

           Danzan en el castillo de mi cuerpo                   (La cabeza)
           Jaurías de pensamientos zainos.                        
           Llevo en el país de los anillos de oro                (La mano)
           El querido alimentador de los lobos               (El hacha)
           Dame ya la nieve de la cartera,                        (La plata)
           El fuego del mar, el bronce de las discordias.  (El oro)
           O si no limpia de nubes el refugio del alma     (El cuerpo)
           Descubre ante mí la casa del aliento.                (El pecho)
           Deja que las piedras de mi cara se paseen         (Los ojos)
           por los guardianes velados del deseo.                 
           — Decídase… .Le doy mi dinero o me desnudo?
           Sosiega la espada de la boca,                        (La lengua)
           si no quieres ser avena de águila                     (Un cadáver)
           Usted es la Máscara.
           La manzana de tu pecho no te ha engañado,  (El corazón)
           Y ahora haz público lo privado.
           Yo que soy el más vestido,
           Propicio la desnudez a punta de hacha.


El curioso podrá consultar un listado más completo de kenningar en este link.

------------------------------------------------
(1) Cabe aclarar que, dada la proverbial condensación de las lenguas germánicas, estas construcciones eran a menudo expresadas por una única palabra compuesta,  por ejemplo: báru-fákr (corcel de las olas): el barco.

Bibliografía:
- Las Kenningar, Historia de la eternidad - Jorge Luis Borges, 1936.